Todo el espacio para el arte

Menú

"Muntanyes" de Jordi Ortiz

Pantalla de la Tabacalera

La pantalla de la Tabacalera es una gran pantalla en la calle, un buen instrumento para difundir la creación visual, especialmente la fotografía, que no necesita del sonido. Cualquier ciudadano que pase por delante puede formar parte del universo creativo que contiene.

Proyectar imágenes en un marco-pantalla en la calle provoca un diálogo abierto a todos, desestabilizando al espectador y estimulando una seducción visual inmediata entre el paseante accidental y la propuesta artística.

La propuesta, liderada por la Fundación Forvm para la Fotografía, consiste en proyectar diariamente una o varias obras de diferentes fotógrafos locales que trabajarán varios aspectos.

Los fotógrafos seleccionados son residentes, nacidos o visitantes de nuestra ciudad. Han retratado calles y gente de aquí pero también de allí, de manera inteligente y sensible, creando una tela de fuera a su imaginación.

Durante 2014 participaron:

> Mònica Roselló con ilusoria
> Alba Rodríguez con Serrallo 41º 06 ’30 “N 1º 14′ 24” E

En la edición de 2015 participan:

> La Força de les plantes, de Pep Escoda
Del 27 de abril al 26 de julio de 2015
A través de sus ojos, nos invita a descubrir la grandeza de las cosas pequeñas y anodinas huyendo de todos los clichés asociados al exotismo y los paraísos. Unos documentos donde su mirada, fresca e irónica, nos invita a reflexionar sobre el uso del sitio, el paisaje y la gente.

> Trajectes, cinc dècades de retrats d’estètiques urbanes juvenils arreu del món, de Miguel Trillo
Del 27 de julio al 25 de octubre de 2015
Ha dedicado su vida a retratar nuestra sociedad y en particular a generaciones de jóvenes de todo tipo, para reflejar sus pautas estéticas desde la necesidad de afirmar su pertenencia a una tribu urbana. Una mirada directa pero empática de incalculable valor antropológico y artístico.

> Muntanyes, de Jordi Ortiz
Del 2 de noviembre de 2015 al 15 de enero 2016
Jordi Ortiz mira al cielo y fotografía en blanco y negro árboles, ramas y troncos. Engañando la percepción del espectador, nos revela la fragilidad y belleza de una naturaleza oprimida pero suntuosa. Un milagro de belleza y poesía encerrado en un cuadro donde sublima un paisaje aparentemente invisible a otras miradas.

Artistas: